16 de nov. 2009

Moments

24x24 cm acrílic sobre tela

Quiero agradecer los comentarios de Manolo que podéis leer en comentarios, pero además os invito a leer el comentario sobre mi obra que ha puesto mi amigo Gonzho en el magnífico portal de Galeria de Arte San Vicente. ¡Ahí va!

Mi estimado Dav. Dices : " Hay momentos en que simplemente dejo fluir ". Creo que dejar fluir algo ya es toda una hazaña en cualquier aspecto de la vida. Nuestro conocimiento de las cosas, muchas veces es nuestro peor enemigo creativo. Además los posibles prejuícios acerca de algo, nos mengua la sesera del todo. Por tanto, entregarse a una obra dejando fluir lo que uno pudiera llevar dentro, me parece lo mas dificil y por lo que llevo pintando toda mi vida. Es verdad que detrás de toda obra maestra, existe mucho trabajo y tiempo. El producto resultante suele ser contundente e importante. Si además ese trabajo resulta tener frescura a pesar de haberlo realizado en multitud de sesiones, ya tienes una gran obra. El binómio: "estructura-frescura"`pienso que es la clave en una buena obra. En mi caso la estructuración del cuadro la tengo siempre en la memória. Soy muy perezoso a la hora de tener que componerlo todo sobre el lienzo: Elegir la temperatura , la gama cromática , la tonalidad en gris subliminal de la obra , perspectiva si la hubiera , proporción y un largo etcétera de aspectos que me intimidan realizar por el miedo de perder las fuerzas en el proceso. Por tanto yo defiendo a los "rumiantes creativos" aquellos que despues de un proceso interno , un día créen tener el duende y se aventuran a pintar como lo haría un niño." La obra de un niño, son como bolas rumiadas con los ojos muy abiertos ". Por tanto no hay que perder de vista un porceso tan fresco y despojado de ataduras cognitivas, que a lo único que nos llevaría es a realizar obras relamidas , espesas, afectadas y sin alma. Las obras que no tienen alma no me interesan. Y en ésta obra puedo ver el alma del niño que un día fuímos todos. Un niño valiente por haber utilizado el color rosa en médio de otros niños. Un niño que busca en la oscuridad a través del color. Un niño que reduce el gesto a su mínima expresión creativa. Un niño que navega por las caprichosas formas del pigmento diluído en agua. Un niño que mira. Un niño que espera. Un niño que busca. Un niño que ama. Un niño que pinta. Y en definitiva "Un niño". Dedico toda mi vida a volver ser un niño y que mi obra dé testimónio de ello. Me alegro habernos encontrado en esta obra Dav. Imagino a esas manchas a punto de quedarse inmoviles para el resto de la vida. En ese preciso instante está la verdad de todas las cosas. En ese preciso moments quiero edificar toda mi obra.

4 comentaris:

Manolo Lopez ha dit...

Afortunadamente aún quedan personas que todo lo ven de color de rosa.

Raq ha dit...

M'encanta Dav!

davman ha dit...

Gràcies Manolo, Gràcies Raq...de tto cor

MAITE RUBERT ha dit...

Buena obra y excelente comentario.